El Blog

 
 

Calendario

<<   Junio 2011  >>
LMMiJVSD
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30    

Categorías

Alojado en
ZoomBlog
 

Junio del 2011

AViento de Poesía y herbaje para el amor ajeno

Por Jackielagos - 1 de Junio, 2011, 5:27, Categoría: General

libromariobarahona.jpg

Por: Jacqueline Lagos en Osorno a finales del mes de Mayo del 2011

Transmitir las sensaciones que significa presentar un libro, es una tarea que generalmente va teñida de los afectos, como es mi caso.

Tengo una cierta reticencia a  los discursos llenos de palabrerías gustosas que muchas veces terminan por anquilosar la entrega honesta del autor. Una maraña displicente que se va des-construyendo  para que  los lectores terminemos en una invitación de si o no a priori  a  leer el libro que nos convoca.

Por lo anterior, no me referiré a que si este último libro de Mario Barahona es o no digno de la metástasis poética del paseo de la fama.  Por el contrario, el afecto que me une al autor, es la hermandad de los que sueñan más allá de la línea que divide el horizonte y  logran establecer alianzas o nuevos desafíos como: Ediciones Una temporada en Isla Negra,  invitación tangible que nos dice: Hecho a Mano con el corazón.

 

Las páginas que se abren a la belleza del mascarón que ilustra el libro, en esta su nueva entrega me sorprende, intuye y sugiere desde ya un Aviento de palabras azules… marinadas en el corazón de Mario.

 Un soplo que comienza en su primera parte con un llamado a escuchar, cuidar-nos del éxito.

 

 Digo que este libro huele al poeta que lo habita, a ratos es viento, aire de maderas, pinos de la cobija, como él llama a su refugio, una ciudad-piso que nos hace viajar al centro mismo de quién se sumerja en estas llanuras  para alimentar o escudriñar quizás una devoción mal encaminada. O aquel barro que vivimos y nos consume aplastados.

Mario Barahona pareciera deleitarnos haciendo una especie de vasija poética, compartiendo la meditación diaria para que cobijemos nuestras fortalezas y de esa manera sobrevivir a la política tantas veces corrupta y consumista.

 

Detengo la lectura y me pregunto entre otras tantas cosas:

¿Cuánto de paja o trigo nos queda?

¿Cuánto de Amor propio?

¿Quiénes somos hoy?

¿Acaso seres humanos inmersos en un docu-reality de fango?

¿Existe la justicia en señal de la cruz?

¿Este aventado herbaje, servirá en alguna medida para sanar nuestras mentiras de país abiertas más de una vez?

¿Es este abanico de poemas un aliciente para airearnos la conciencia?

Respuestas que dejo al lector.

 

Mientras continúa  el viaje de lectura  en este libro, sigo la resonancia de cada verso y palabra puesta allí, no tengo dudas que la intencionalidad del autor se da plenamente cuando cierro las páginas para volver a re-leer y la emoción de aquel testimonio al compañero de ruta, Aparicio, el que era su perro,  no me es indiferente, cuando deja plasmado sin recovecos literarios  ese amor que nos inspira un hermano-animal y no entendemos el llanto que provoca su partida.

 

Punto final exultante, merecen a mi juicio  este conjunto de ciento veintisiete páginas que nos avienta el poeta, cuando dedica a nosotras, las mujeres, el destino de sus poemas.

Donde pareciera que la Mujer que hace delirar su entrega estuviera ubicada en   los cuatro puntos cardinales,  a la que cósmicamente ofrece mullidos espacios, praderas, besos, urgencias… tocatas de luna en una sinfonía de regocijados versos, cuyo placer está en degustarlos sorbo a sorbo, suspirando… cuando nos ama a todas sin fronteras

Permalink :: Comentar | Referencias (0)
Etiquetas:

Blog alojado en ZoomBlog.com