El Blog

 
 

Calendario

<<   Diciembre 2008  >>
LMMiJVSD
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31     

Categorías

Alojado en
ZoomBlog
 

Diciembre del 2008

Alonso Urrea, 1963-2003

Por Jackielagos - 13 de Diciembre, 2008, 1:08, Categoría: General

La Corporación Atlántida  
Por: ALONSO URREA (1963-2003)


 *La luna de miel de Fox, Aznar y Bush hijo
La "Corporación Atlántida" se refiere a una enfermedad mental que toma la forma de una compulsión amnésica para incorporar materialmente todas las necesidades humanas y servicios en las funciones de un sistema de valor controlado privadamente llamado "dinero". En este sistema, el dinero representa el poder sobre el tiempo, sin embargo, la producción y circulación del dinero están estrictamente controladas, y para obtener algo de dinero, el cual es el único instrumento reconocido de poder y de cambio, uno debe vender su tiempo a un "empleador ", a cambio de dinero. Este sistema ha sido idóneamente llamado "ESCLAVITUD SALARIAL".Donde empezó?, ¿Por qué continua?, ¿Por qué los humanos parecen impotentes ante la Corporación Atlántida?  

La Corporación Atlántida tiene sus raíces en la religión fantasmal Babilónica del número doce. Es considerada como una religión fantasmal, porque es una imitación fraudulenta de la verdadera espiritualidad, un falso orden de realidad nacido de un abuso fundamental de poder y de necesidad de subyugar la libre voluntad, que son la misma cosa. Las raíces de esta perversión llegan más allá de Babilonia para evocar una Atlántida primitiva en la que el poder estaba estratificado con la perdida de la igualdad, y el abuso resultante destruyó la primera civilización que creo.  

La pérdida de la igualdad colocó a los hombres sobre las mujeres, y redujo las trece lunas anuales -el poder sobre el tiempo-a un calendario de doce, el poder del espacio. De aquí en adelante, el tiempo habría de ser el peón del espacio imperial, esclavizado como unidades de poder que serían conocidas como dinero. Así nació la primera jerarquía corporativa masculina, una cultura fantasmal de poder del doce, mantenida por los hombres de túnicas. Transmitidas como una estructura jerárquica corporativa masculina manteniendo el poder sobre el tiempo y la historia, de acuerdo con las reglas corporativas del juego, la única vía para negociar ulteriormente el poder era por el uso del símbolo de poder invertido, el dinero. Para sostenerse, esta cultura fantasmal jerárquica masculina del poder del doce instituyó la tributación y promovió la tecnología de guerra, para justificar la necesidad de recolectar dinero y expandir su base de poder.  

Desde Babilonia el poder el doce se expandió por todo el medio Oriente, a la India y China, hacia el este y la cuenca mediterránea, hacia el Oeste. En un mayor o menor grado, el estándar de poder Babilónico del doce fue adoptado por todo el mundo civilizado del territorio Euroasiático. Como un número complejo, el doce representa el poder de un estancamiento autoperpetuante. Toda la civilización como ha evolucionado hasta el presente es una expresión del poder estático del doce.  

Desde la división en doce partes del año, derivado de una división en doce partes del círculo como el poder del espacio, la religión fantasmal Babilónico-Atlante, también evoco el poder del siete —de ahí siete días de la semana—, doce meses al año. El propósito de la semana de siete días fue crear un yugo en el cual contener la energía humana en pequeñas unidades y suficientemente fácil par traducirlos en equivalentes monetarios. Cinco días para la semana y dos de fin de semana, de este modo, la vida humana llega a ser repartida en goteos constantes, los niveles de supervivencia llegaron a ser reducidos hasta el umbral del pan diario y los sacerdotes y sus órdenes imperiales fueron capaces de ganar más y más control sobre la existencia física o tridimensional.  

La estructura corporativa del sacerdocio Babilónico creció en costumbres y complejidad, para ser transmitida finalmente, a la estructura de poder imperial decadente de la antigua Roma. El verdadero heredero de la estructura de poder corporativa Babilónica, fue la Iglesia Cristiana.  

Como la original religión fantasmal Babilónica, basada en el poder del doce que encubre las trece Lunas, la estructura de poder de la Iglesia Cristiana fue usada para encubrir a Jesús, quien fue una verdadera emanación de Luz Universal del poder del trece (el y los doce apóstoles eran trece). En el 321 DA , el Emperador Constantino consolidó el orden Imperial Romano con la Iglesia Cristiana, y adoptó la semana de siete días para el calendario de doce meses. La cultura fantasma Babilónico fue ahora injertada en la Iglesia Cristiana.  

En el siglo XIII DA el éxito de la esquirla de la Iglesia Cristiana Neo-Babilónica de Roma fue consolidada. El virus de la Corporación Atlántida estaba ahora totalmente encerrado dentro de las cámaras secretas del Vaticano. En el centro de esta consolidación del poder estaba el poder completo sobre el tiempo y la historia, el calendario Juliano, heredado de los romanos, quienes lo heredaron de los Babilónicos. La semana de siete días y el año de doce meses, ahora apropiado por la Iglesia en la forma del calendario Juliano, sería convertido en un sistema completo para la traducción de tiempo y la propiedad en dinero, donde el dinero en sí mismo, sería un verdadero instrumento de poder estrictamente controlado. De este modo, dado que el dinero es una abstracción del tiempo robado, el creador de valores intoxicantemente ficticios, el sistema monetario evolucionó, como el principal instrumento que fomenta la creación de una estructura demoníaca mundial, La Corporación Planetaria Atlántida (el G-7: grupo de los siete países más industrializados).    

Con el poder sobre el tiempo, la iglesia entusiastamente veló por la conquista europea del mundo, y la financió para cerciorarse de mantener su poder sobre la historia también. En 1583 siguiendo el aseguramiento de su dominio sobre el planeta, el calendario Gregoriano reformado, de semanas de siete días y de doce meses, fue instituido por el Vaticano, sellando esencialmente el planeta dentro de la religión del fantasma Babilónico de la Corporación Atlántida.  

Con la mecanización concurrente del reloj nació la enfermedad del materialismo global. De aquí en adelante, todo entendimiento del tiempo pararía en la dócil e inconsciente aceptación del calendario Gregoriano de doce meses, para ser calculado solamente en términos monetarios, de acuerdo a divisiones arbitrarias del tiempo reloj. En 1992 Da, para afirmar su control sobre el tiempo y la historia, la iglesia publicando su primer catecismo desde 1555, declaró que la mediuminidad era un pecado, cuyo propósito es ganar poder sobre el tiempo y la historia. Manteniendo el calendario de doce, la iglesia guarda el planeta dentro de la valija de su versión del tiempo y la historia.  

La Reforma Protestante contra el poder de la Iglesia Romana, sólo dio como resultado la creación de las esquirlas de espíritu protestantes de la más grande esquirla fantasmal Babilónico -Romana. Mientras la iglesia Romana consolidaba el calendario Gregoriano Neo-Babilónico del doce, las esquirlas del espíritu del protestantismo creaban una base "secular" para la mecanización del tiempo y la conversión del dinero en el último valor humano determinante y controlador.  

La combinación de los dos factores, el control del planeta por el calendario de doce y la mecanización de la hora en 60 minutos, tuvo el efecto inmediato de acelerar el ADN de la especie humana. Desde 1583, una explosión demográfica de 415 años ha ocurrido irrevocablemente alterando las bases sociales tradicionales de la sociedad humana. Al mismo tiempo, bajo los auspicios de la explosión del perfeccionamiento de la frecuencia de medición de tiempo artificial y arbitraria 12:60, (doce meses, 60 minutos la hora) la ingeniería humana y la maquina industrial han impactado exponencialmente sobre los procesos geológicos del ecosistema global, apresurando la transición inminente de la Biosfera a la Noosfera. Como la aceleración se incrementa, la probabilidad de cambio desde dentro del sistema 12:60 se reduce a cero. El punto cero absoluto del tiempo 12:60, solamente, puede dar como resultado el retorno a la frecuencia natural de medición de tiempo galáctico del 13:20.

De esta forma diseminada por la iglesia Católica en 1754 DA, la Corporación Atlántida gestó su propio monstruo: la onda revolucionaria democrática industrial. Respaldada por una elite de banqueros en el siglo XIX, esta onda revolucionaria llega a ser la fuerza mundial dominante. Aunque la iglesia ha perdido influencia, al disminuir su patrocinio real y su base de poder, aún mantiene la carta de triunfo del poder sobre el tiempo y la historia: el Calendario Gregoriano. Habiendo llegado a ser democrática Italia la iglesia estuvo temporalmente en la orfandad. Pero en 1928, el gobierno fascista de Italia reconoció al Vaticano como una entidad política, desde ese tiempo el Papa y el Vaticano han continuado ejerciendo mayor influencia en el mundo. ¿Por qué?

No solamente mantiene el Vaticano el calendario que recorre el planeta sino que le pertenece la importación y exportación de dinero no restringido desde sus bancos, que, por otro lado, opera bajo un velo de secreto. El tiempo 12:60, el dinero 12:60: ¿Por qué el Vaticano aún mantiene todo ese poder? Por que es aún la fortaleza Babilónica de la cultura fantasmal de Atlántida. Esta cultura fantasmal es también conocida como la Mafia, el consorcio internacional de carteles que asegura la libre circulación de dinero, armas y drogas.

Rompe el poder el doce con el retorno de las Trece Lunas y el poder Babilónico de la Atlántida se disolverá.  

La relación entre el calendario mundial actual y el sistema bancario soportado por el, debe ser entendido objetivamente. Colocándose cada uno dentro del incesantemente fortuito paso del calendario de doce meses, una incertidumbre plena de suerte del tiempo es creada, en la que la mejor esperanza contra un destino de trabajo penoso, es una lotería por ganar. Esto muestra que el calendario de doce meses no es acerca del tiempo, sino del control. El calendario de Trece Lunas no es fortuito, sino regular, cada semana de cada mes es la misma cada año. La certidumbre reemplaza a la duda. Al mismo tiempo, porque el Calendario de Trece Lunas es movido por el giro galáctico de 260 kin, el efecto es la creación de una frecuencia de medición de tiempo, en la cual dos patrones de medición de tiempo altamente regulares se combinan para crear un espectro de posibilidades de 18.980 permutaciones auto-regulantes. En otras palabras, un kin/día no se repite en un ciclo de 52 años.

Mientras el calendario de doce meses es tanto casual como improbable, con un resultado de ruina o desesperanza, en cambio el calendario de Trece Lunas regulares, ajustado con el giro galáctico, es capaz de sostener un muy alto grado de novedades espontáneas o innovación. Esto tendrá el efecto de promover un sentido expandido de regulación individual de libre voluntad en un girar cada vez más grande de eventos creativos en concordancia sincrónica. Este entrenamiento de libre voluntad 13:20 depondrá en un pestañeo a los impostores de la cultura fantasmal de la Corporación Atlántida, mientras asegura a la raza humana su entrada en la dimensión del tiempo.

COMITÉ DE EMERGENCIA MORAL PLANETARIA

 

Una Bruja se impregnó de vida, misticismo, espejo, de otras(os). Sin claudicar dejé que entraran soles a mi vida, muletas que ayudaron a sanar mis resortes quebrados, a pintar una historia sin perezas, escribiendo con gusto el misterio de los túneles inaccesibles de la esencia femenina... Una fuente inagotable  fueron las palabras y vida  de Alonso; visionario, convincente, audaz, cómplice, maestro...” Jacqueline Lagos 

 

Permalink :: Comentar | Referencias (0)
Etiquetas:

Blog alojado en ZoomBlog.com